Skip to content
17 abril, 2012 / revista De Iure

El derecho al trabajo y los Derechos Humanos

Por: José María Díaz Castellanos

1.- DERECHOS HUMANOS Y LAS CONVENCIONES INTERNACIONALES
Los Derechos Humanos son los derechos que tienen todas las personas por el hecho de existir, y los cuales deben ser respetados por el Estado, sus autoridades y por cada uno de nosotros.

La condición de persona no es un regalo de las autoridades, se adquiere por el solo hecho de pertenecer al género humano.- Somos personas de acuerdo al Código de la Niñez y la Adolescencia (Art. 12) desde el momento de la concepción y no desde que el cordón umbilical esté completamente separado de su madre.- Todo ser humano tiene derecho a la vida desde el momento de su concepción.

Se menciona como el más importante de todos los derechos el derecho a la vida porque los demás derechos son consecuencia de este derecho. Mi derecho a la vida ni los otros derechos humanos no los puedo transferir a otra persona.

Con la Declaración de los Derechos del Hombre en 1789 en Francia se estipulan ciertos derechos que hoy se consideran Derechos Humanos.

Después de la muerte y destrucción de la II Guerra Mundial, las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de los Derechos  Humanos el 10 de diciembre de 1948. Se  establece que nadie estará sometido a esclavitud (Articulo 4), ni a torturas (Art. 5), el derecho al trabajo, a igual salario por trabajo igual, a una remuneración equitativa, a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses(Artículo 23), al descanso (Articulo 24), a alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica, a seguro en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez; la maternidad  y la infancia, sujeta a cuidados especiales (Articulo 25).

La Organización de Estados Americanos (OEA) también aprobó su Convención Americana sobre Derechos Humanos, o pacto de San José, estableciéndose en el artículo XIV que toda persona tiene derecho al trabajo, al descanso (Artículo XV) y  a la Seguridad Social (Articulo XVI).-Aquí se crea la Comisión y la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. Honduras  asumió en el artículo 1.1  la obligación de respetar los derechos y libertades reconocidos en la Convención y define persona como todo ser humano.

2. LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA
Producto de las convenciones internacionales en el año de 1994, siendo presidente de la República el Dr. Carlos Roberto Reina, se reformó el articulo 59 de la Constitución de la República que literalmente dice: “La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado.-Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla.-La dignidad del ser humano es inviolable.- Para garantizar los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución, créase la institución del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.- La organización, prerrogativas y atribuciones del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos será objeto de una ley especial”.

Hay un pensamiento del jurista  Eduardo García de Enterría, (Ebal Díaz.-La Constitución de Honduras y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.- Diario LA TRIBUNA.- 19 de julio del 2005) que afirma: “La constitución ha dejado de ser el Bill of Rights supremo para constituirse en subordinada de los instrumentos internacionales de garantía de los derechos humanos”.

El Capitulo V hay un Capitulo completo dedicado al trabajo: “Toda persona tiene derecho al trabajo, a escoger libremente su ocupación y a renunciar a ella, a condiciones equitativas y satisfactorias del trabajo y a la protección contra el desempleo”.  (Articulo 127).

El Congreso Nacional aprobó de manera innecesaria, la creación de una Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, quien a su vez tiene una sub-Secretaría y Justicia y otra de Derechos Humanos (Gaceta del 12 de noviembre del 2010.- Don Porfirio Lobo Sosa).

3. EL DERECHO AL TRABAJO
El derecho al trabajo  descansa en un nuevo concepto de la justicia.-Don Mario de la Cueva opina que ese nuevo concepto de la justicia, aspira a una vida social y humana que garantice la plenitud del hombre.- Opina que el concepto de justicia en el futuro es “dar a cada quien según sus necesidades” y no “dar a cada quien lo suyo”. El trabajo no solo se considera un derecho y una garantía constitucional sino un deber: “con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra”. (Génesis 3,19).

4.- EL  TRABAJO Y LAS ENCÍCLICAS DE LA IGLESIA 
4.1.-Rerum  Novarum.- León XII.- 1891.- Esta encíclica defendió los trabajadores ante la explotación laboral de los obreros. Aquí se afirma que ni el capital puede subsistir sin el trabajo ni este sin el capital. (Pág. 30 Encíclicas).-La pobreza no es deshonra (Pág. 34).- Aquí nos recuerda el antiguo testamento: “Acuérdate en santificar el día sábado.-Seis días trabajarás y harás toda tu obra, más el séptimo día es reposo” (Éxodo 20,8).

4.2.-Quadragésimo Anno  sobre la restauración del orden social.- Pío XI.- 1931.- El régimen económico aquí era el capitalismo de los grandes monopolios. Aparece aquí la expresión “justicia social”.

4.3.- Mater et magistra.- Juan XXXIII.-1961, sobre el desarrollo de la cuestión social. Habla de la dignidad del trabajo, una retribución justa y de la función social de la propiedad. (Pág. 126).

4.4- LABOREM EXERCENS SOBRE EL TRABAJO HUMANO.-Juan Pablo II.-1981.- En el preámbulo indica: El hombre con su trabajo ha de procurarse en el pan cotidiano, contribuir al progreso de las ciencias y de la técnica y, sobre todo, a la elevación cultural y moral de la sociedad.-Trabajo es todo tipo de acción realizada por el hombre. (Pág. 532).-El hombre mediante su trabajo no solo transforma la naturaleza, sino que se realiza a si mismo como hombre “se hace más hombre”.- Es interesante aquí hablar del trabajo forzado en las cárceles que lo permiten las convenciones internacionales.

5.- LO ESENCIAL
Termino de participación  con el poema de Alfonso Guillen Zelaya: “Lo esencial no está en ser poeta, ni artista, ni filósofo.- Lo esencial es que cada uno tenga la dignidad de su trabajo, la alegría de su trabajo, la conciencia de su trabajo.- El orgullo de hacer las cosas bien, el entusiasmo de sentirse satisfecho.- De querer lo suyo, es la sana recompensa de los fuertes, de los que tienen el corazón robusto y el espíritu limpio”.

Fuente: Diario La Tribuna, Seccion Opinion, 18 de Abril 2012, http://www.latribuna.hn/2012/04/17/el-derecho-al-trabajo-y-los-derechos-humanos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: